Quien soy y porque empecé a escribir

Printfriendly

Si asi empiezo, no quiero seguir... 7 nov-2015

Así que luego que leí el libro, decidí revisar mi presupuesto, y hacer la lista de alimentos que tenia que comer...no se si lo iba a lograr, pero al menos el gasto me iba a motivar a cumplir por lo menos una semana...

Empecé todos los días diciéndome a mi misma, hoy hazlo...mañana ya veremos, pero hoy haz el sacrificio, todo sacrificio tiene su recompensa...

Vi esta foto y me motive mas, no podía creerlo que yo estuve tan grande...



Así que empecé organizando la lista de mis alimentos, lo que debía y no debía comer...


Mi tercer día, un terrible dolor de cabeza, con el café prohibido terminantemente, los lácteos, el gluten, y el azúcar...tenia dolor como migraña, estaba a punto de claudicar,como un ángel bajado del cielo, veo a mi vecina y mi novio le dice: la Rebe esta con fuerte jaqueca...y le contesta: dale esto, es  para la migraña. Me tomé la pastilla, no pasaba nada, la llamé y me dijo tomate otra, no pasa nada, cuando la migraña es fuerte deben ser dos. Santo Remedio, después de la segunda pastilla el dolor se fue y nunca mas hasta el día de hoy ha regresado...leyendo un artículo de Haylie Pomroy, al quitar el café y el azúcar de tu sistema, hay dolor de cabeza, así que era cuestión de tiempo para que desaparezca, pero por suerte mi angelito del vecindario me recetó las pastillas y todo se alivio...



Descubrí que estaba buscando una excusa para volcarme en los atracones de siempre, el dolor de cabeza era el primero y seguro mi gula iba a ponerme mas trampas en el camino...y yo debía estar alerta, debía estar muy alerta porque estaba viendo que la comida para mi era una adicción y debía tratarla como tal.


En mi primera semana no fui a café de amigas, ni a eventos sociales, estaba empezando y remontándome a la historia me di cuenta que al inicio de mis dietas al ver las cosas ricas de las reuniones con mis amigas, decía: bueno estoy empezando la dieta, puedo empezar mañana...y de mañana en mañanas se pasaron diez años engordando...Total mis amigas seguirían ahí y los cafés no pararían y podría ir cuando estuviera lista...así que me negué eventos sociales por la primera semana, mágicamente nadie se reunió por dos semanas y logré evadir estas situaciones al inicio, y creo firmemente que tenia una ayuda extra de arriba...